in

Abrid Paso al Rey – Highschool DxD

El 21 de octubre ha sido anunciada la nueva temporada de Highschool DxD, y las reacciones no se han hecho esperar. Desde la polémica por el nuevo estudio (PASSIONE), si van a ser fieles a la novela ligera, y la expectativa provocada por el factor de la espera, no en vano han sido tres años desde Born. Toda una oleada de comentarios, legión de fanáticos plenamente entusiasmados y críticos señalándola como el perfecto ejemplo de la caída del anime. En resumen solo su anuncio ha sido un acontecimiento; Y no sin razón, estamos hablando del programa más popular de su género (ojo no el mejor), cuyos personajes y merchandising están entre lo más reconocible de la industria. Hoy exploraremos las razones de porque DxD es sin duda el rey.

De una vez aclaremos: No, no es por las chicas… bueno, no del todo. Si solo se necesitara de chicas tan lindas como exuberantes, todos los programas tendrían en teoría la misma probabilidad de explotar este “secreto” y ser fuertemente populares, por supuesto hay quienes dirán (y no sin tanta razón) que eso pasa temporada tras temporada.

Pero realicemos una recapitulación, de todos los ecchis y harems ¿Cuántos han ganado una legión de fanáticos o a cuantos les irán a renovar temporada? Si el secreto de su popularidad es tan sencillo como las “chicas” porque tantísimos otros fracasan si hacen lo “mismo”. DxD empieza a desmarcarse del genero al esforzarse por dar a su elenco femenino una autentica historia.

La historia es uno de los mayores puntos de defensa de los fanáticos, DxD cuenta con un mundo mitológico claramente definido: Dioses, ángeles y demonios. ¿Esto indica que la narración es buena? No, en absoluto, pero no es fatal.

Es decir no cumple como un relleno absurdo que guía desde escena fanservice A hasta B, de verdad, su objetivo es guiar el curso de los acontecimientos y utilizarlo para definir a cada uno de sus personajes, todas las chicas  cuentan con trasfondo que las define y guía: Asia y su conflicto por ser expulsada de la iglesia, Akeno y su pelea familiar, igual que Koneko, la perdida de creencias de Xenovia o por supuesto Rias y su extrema idealización, incluso en el lado de los chicos, Kiba pelea contra su pasado e issei con su futuro.

Esta  contextualización de los personajes tampoco es la neta razón popularidad, ahora si nos referimos a la belleza de las chicas, se les acusa muy rápido de ser ganchos de carne, cuando tendríamos que hablar de sus diseños. En la animación durante el proceso de conceptualización se prioriza como los personajes principales sean fácilmente reconocibles y creíbles, Akeno y Rias tienen unas grandes ejem medidas, mas no inverosímiles, la mayoría de espectadores cuando mira el episodio no piensa “estas chicas son imposibles”, sino “ojala estuviera allí”. Asia y Koneko podrían ser parte de la gran masa de “genérico”, afortunadamente hay pequeños detalles que las individualizan, como sus colores, relativa simplicidad, seiyus. Aunque esto mismo ha provocado tanta incertidumbre por el nuevo estudio de animación, con su teaser-trailer han mostrado un diseño más cercano a la novela ligera, e innegablemente este cambio puede resultar extraño, sin embargo la concepción general no ha sido bruscamente ignorada, por lo tanto es factible lograr la misma agradable-familiaridad.

Y ya que nos referimos a los diseños, es hora de hablar cuando son puestos en “acción”. Las escenas de fanservice no son al aire, obviamente existen porque al fin y al cabo este es un género de ecchi, pero no es la única justificación. Recordemos el contexto del mundo, todas las chicas son demonios, visto desde una perspectiva cristiano-católica, y la lujuria es una característica propia de todos los demonios.

Se puede pensar que la norma se ignora con Irina, puesto que ella es un ángel, más no es el caso, ella está rodeada de influencia demoníaca. Y también son válidos todos los zooms (you know what i mean), porque todos responden a su enfoque, se suele olvidar como el punto de vista protagónico infiere cierta visualización a como es manejada la cámara, y desde los primeros minutos el programa nos aclara su dirección a través de Issei, él es un completo pervertido (además demonio).

Y él es la representación de un punto que curiosamente no relacionaríamos, el programa es honesto. Hay una narración pero en ningún momento es pretenciosa, repito sirve para guiar los acontecimientos, en otras palabras que la pases bien, logrando que las escenas de fanservice no sean un entretenimiento vacío, sino que responden a toda una expectación ya construida.

Issei deja muy claro que su objetivo es ser el rey del Harem, y con esta meta soy incapaz de comprender a todos aquellos quienes se quejan de una falta de profundidad como si buscaran algún ensayo filosófico. Como extra, el fanservice no se entromete en la parte principal de la narración, no sucede que en medio de una importante batalla hay alguna escena venida de ningún lado, todas responden a la exigencia de la situación.

Estas son los principios detrás de la indiscutible popularidad de DxD, no tendrá una verdadera historia e inclusive cuenta con momentos verdaderamente mediocres, pero tiene la habilidad única de combinar todos los elementos de su género para ensalzarse a sí misma. Hay hype, en enero de 2018 quienes tienen a Rias como waifu (yo incluido) estarán atentos a su pantallas, abrid el paso temporada, ha llegado el rey.

Written by Napo Jefferson

Aspirante a Ingeniero de Sistemas sin dejar de ser aprendiz hacia la Critica. Apasionado por el Cine, los videojuegos y el ANIME. Extremo aficionado a la música aunque no la entienda y mucho menos la componga. Puedes seguirme en @NapoTheGuy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *